Asociación entre el estrés, los niveles de cortisol salival, y Periodontitis Crónica – Investigación del Dr. Gerardo Mendoza Azpur

La Periodontitis Crónica es una enfermedad infecciosa que produce inflamación en los tejidos de soporte de los dientes y que al parecer puede estar asociada con el estrés y la depresión. Para determinar su validez y detallar su relación, el Dr. Gerardo Mendoza Azpur escribió un artículo sobre la evaluación del estrés y la enfermedad dental titulado “Asociación entre el estrés, los niveles de cortisol salival, y Periodontitis Crónica”.

Numerosos estudios epidemiológicos y experimentales han ayudado a reconocer condiciones o factores de riesgo, permitiendo una mejor comprensión de por qué unos individuos son más susceptibles que otros. Entre estas condiciones o factores de riesgo encontramos la diabetes, el tabaco, los desórdenes genéticos, el estrés, etc. Con el reciente estudio se ha comprobado la relación entre el estrés psicológico a la prevalencia y la progresión de la enfermedad periodontal.

el-estres_2

El objetivo principal del estudio fue determinar la relación causa – efecto entre la depresión emocional, el nivel de ansiedad y el alto nivel de cortisol, cuya consecuencia permite que el sistema inmunológico decaiga exponencialmente, se baje de peso rápidamente y se diagnostique estrés y depresión en todo momento, con el riesgo de padecer la Periodontitis Crónica en personas jóvenes o adultas. El estudio determinó que al perder milímetros de huesos en la boca aumenta las bolsas periodontales, y con eso se incrementa la enfermedad periodontal.

Las personas tienen hasta cuatro veces más posibilidades de sufrir la enfermedad periodontal por sus altos niveles de cortisol, es decir, mientras más se deprimen más pueden padecer la enfermedad. La conclusión del estudio, diagnosticó que los sujetos con un alto nivel de cortisol y que padecían de depresión o estrés pueden presentar un mayor riesgo de contraer la Periodontitis Crónica; sin embargo, los mecanismos biológicos que conducen a tales efectos en la relación y sus indicadores no han sido esclarecidos y siguen todavía como un misterio que carece de verificación.  

“Solamente estamos viendo que existe una relación entre ambas enfermedades, pero, aún no hemos determinado cuál es exactamente el mecanismo biológico que produce esta relación, o algún indicio de sus posibles causas”, finalizó el Dr. Mendoza.

Puedes ver la investigación completa aquí: Aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s