Las virtudes y luchas del docente universitario. Entrevista con el Dr. Milward Ubillús

La importancia del maestro a lo largo del proceso de aprendizaje se ha mantenido a lo largo de la historia y sobrevivido a revoluciones educativas y tecnológicas. En nuestro país, donde la educación en general requiere todavía de mejoras profundas, tanto los docentes de educación básica como superior se enfrentan al reto constante de formar a los ciudadanos y profesionales del mañana. De esto pudimos conversar con el Dr. Milward Ubillus, Director en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) y Docente de Posgrado de la Universidad Científica del Sur.

Una persona, para enseñar, debe poseer un determinado perfil que le permita formar cabalmente a los estudiantes. ¿Cuáles considera usted que son algunos de los valores que un docente debe tener?

Antes que nada, debe tener ética. Esta es fundamental para la formación y consolidación de las capacidades y competencias de todo futuro profesional en todos los campos. Es una condición básica para la convivencia y el respeto a la condición humana, pues involucra la moralidad, el respeto, la honestidad y la tolerancia.

Claro, y eso como persona. Pero, ¿Qué se necesita para el aula de clase?

Bueno, competencias y capacidades pedagógicas. El maestro debe estar en constante retroalimentación positiva, acorde con el avance de las técnicas pedagógicas y las materias que le toque dictar. Además, sus conocimientos en la materia que dicta deben ser sólidos, claros, precisos y, esto es importante, deben estar siempre actualizados.

En su experiencia, ¿Cuáles son las dificultades con las que se enfrentan los docentes a nivel universitario?

Son varias, los alumnos, por ejemplo, nunca llegan con un mismo nivel de conocimientos previos. Tampoco de capacidades y competencias, sus bases académicas escolares suelen ser débiles y casi siempre carecen de métodos de estudio y capacidad de trabajo universitario.

A esto se le tiene que sumar que se suele priorizar la inteligencia académica, minimizando los otros tipos de inteligencia que el estudiante pueda tener. El Maestro universitario debe aprender a lidiar con todo esto y, a su vez, a ayudar al alumno a aprender de verdad y no solo a memorizar cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s