Enfoque neuropsicológico de los hábitos orales en niños.

Conversamos con la Magíster Denisse Aguilar Gálvez, coordinadora académica de posgrado CE-FCS-Científica acerca de este tema tan importante para los especialistas en Odontopediatría.

¿ Qué son los hábitos orales?

Un hábito oral es una disfunción muscular orofacial y se define como cualquier disturbio de las funciones de los músculos de la cavidad oral y de la cara, dentro de las cuales se puede considerar:

  • Respiración oral
  • Respiración alterada
  • Fonación alterada
  • Hábitos de succión
  • Masticación alterada 
  • Hábitos de masticación

Enfoques para su tratamiento

“Hasta el año 2013 el manejo de hábitos orales (disfunciones musculares orales) era visto exclusivamente como un problema odontológico, y como alternativas de tratamiento se utilizaban: correctores, placas, o aditamentos odontológicos. Sin embargo, a partir del año 2013, se habla de un enfoque neuropsicológico de los hábitos orales, lo cual es de suma importancia que el odontólogo conozca”, declaró la Dra. Denisse Aguilar Galvez. En el caso de la Odontopediatría se maneja básicamente la deglución digital, la deglución no funcional (que es la de deglución del chupón) y el bruxismo. Son los tres hábitos (disfunciones musculares orales) que manejamos como especialidad.

Con respecto al bruxismo, anteriormente se creía que este hábito estaba relacionado con una alteración en la posición de los dientes o una alteración en la conformación de la articulación temporal mandibular, lo cual tenía como consecuencia el  rechinar de los dientes durante la noche. Pero es luego de numerosas investigaciones que la neurociencia y la neurobiología comienzan a dar un enfoque diferente a este tipo de disfunciones orales, entendiéndose que la vía de la dopamina o las vías dopaminérgicas del sueño y una mala calidad de sueño en el bebé o en el niño van a desencadenar la aparición del bruxismo. 

Entonces, hablamos que la odontología debe tener otro enfoque, saber por ejemplo que tiene que haber una buena higiene de sueño, que un bebé o un niño no debe consumir alimentos muy azucarados o no puede estar expuesto a pantallas de celulares o televisor, por lo menos dos horas antes de dormir para que el sueño sea de calidad, lo cual nos permitiría tratar de una forma más acertada el bruxismo. 

Otra disfunción muscular oral es la succión digital, y el enfoque neuropsicológico incluye entender que está relacionado a alguna carencia emotiva del niño, probablemente porque no fue amamantado de pequeño. Entonces, ¿cómo corregimos el hábito? Hay que considerar que si bien es cierto se debe elaborar un aditamento odontológico (quita hábito) es sumamente importante también dar refuerzo positivo al niño. Por ejemplo, se le puede hacer la terapia con un chupón para quitar el hábito de chuparse el dedo,  pero paralelamente también se debe hacer un soporte emocional al paciente y a la familia: papá, mamá y hermanos, pues quitar un hábito sin soporte emocional puede recurrir en la aparición de otro, como jalarse el cabello, meterse el dedo a la oreja, pellizcarse o morderse las uñas, entre otros. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s